¿Sabemos con qué juegan nuestros niños?

Juego y reeducación

Los Sentidos
Home
articulos

• Escala cromática y vibraciones magnéticas de los colores
• Entorno favorable para el aprendizaje

10. JUGANDO CON EL RITMO Y LOS SONIDOS Índice

Los sonidos y el ritmo, son remembranzas indispensables porque influyen en los recuerdos primarios básicos (pre y post-natales) influyen en nuestro comportamiento en forma constante.
Los balanceos y el ritmo del vaivén de los brazos, las canciones de cuna, el calor y el olor de la succión del pecho materno quedan impresas por toda la vida y son imborrables, muchos no lo recuerdan, pero nadie se olvida, son base de los juegos hedónicos y sensaciones que perduran hasta la vejez, que a su vez unificados mentalmente con otros sentidos actúan en las preferencias y en los comportamientos.
Las conformaciones con volúmenes curvos, cóncavos, y convexos, están ligados al vaivén, en las estructuras para jugar con estas formas y cavidades con “ecos”, se rememoran también el primer vaivén y el hedonismo placentero de la hamaca.
El sonido suscita acción en cada una de nuestras percepciones. Todo está unificado con la acción de la cenestesia.
El sonido percibido durante el ensimismamiento que produce el acto del juego, constituye un elemento único como disparador de emociones. Es innegable la importancia de la formación del niño, cuando jugando lo adiestramos a combinar sonidos o a una ejecución musical simple, lo estamos adiestrando a desarrollar una habilidad que requiere ejercicio mental. La ejecución voluntaria de un sonido, implica el mismo ejercicio mental que la dicción de un fonema y está lógicamente vinculado con la vocalización, aunque no se usen las cuerdas vocales, pero se está usando el auditivo. La ejecución de una pieza musical requiere conjugaciones y movimientos vocales – tonales – auditivos – memoria – sincronización – de fonemas, en definitiva entendemos que exige un complejo esquema de elaboración mental para conjugar los sonidos, instrumentados o vocalizados que se debe permitir, facilitar e incentivar su adiestramiento en forma constante durante su infancia y adolescencia en todos sus niveles. Muchísimo sonidos son inaudibles para nuestros oídos, pero son percibidos por nuestro centro emocional e influyen en la salud física y mental. Las frecuencias imperceptibles por nosotros las oyen los animales e influyen sobre el crecimiento de las plantas.
Los estímulos del juego con sonidos, marcan pautas de desarrollo, en los sueños están estos patrones impresos en la mente, básicamente visuales y auditivas. Los ciegos y los sordos, mientras juegan, también entran en ensoñación con “efectos” visuales o sonoras, se sueña también recordando o imaginando cualquier efecto de los sentidos sobre la mente.
Existen en la memoria sonidos o frases musicales que afloran involuntariamente, tonadas pegadizas que se repiten frecuentemente cuando estamos absortos en otros pensamientos, con tanta fuerza actúan los sentidos. Y especialmente durante la formación vivencial de una criatura, debemos recordar que el cerebro es un órgano tan plástico, mentalmente tan dúctil que nos sorprende constantemente y sin dudarlo, que modifica su comportamiento con cada nuevo planteo.
En el niño, la música y los sonidos ambientales espontáneos, favorecen toda la actividad superior del cerebro. Son pautas y procesos de formación cognitivas indispensables para el niño. Más adelante veremos la importancia de estas vivencias para el niño no vidente.
Los tonos de alta frecuencia producen sensaciones de optimismo, mientras que los de frecuencias bajas llevan a la melancolía, al reposo, tranquilizan, el estado de animo, conducen al sueño, a la meditación y a la concentración. El ritmo rápido estimula y activa neuronas, la suave intensidad da calma y modera, sobre esto influyen las ondas electromagnéticas que emanan (lo mismo ocurre en los colores).
El sentido auditivo también “juega” dentro de la mente, tan fuerte es. La vocalización, mientras se conversa, con su fonética y con los fonemas, son el elemento sonoro del lenguaje, también es ritmo y sonido, y como la música cada uno tiene su tono y modalidad de interpretación, se hereda el registro, pero se adquiere con educación tonal la modulación y forma de vocalización, la formación auditiva y acústica tonal, también se pueden y deben desarrollar durante el proceso del juego.
Tienen total importancia la incentivación del primer período, post natal, la llamada “temprana”, ya es tarde se ha perdido todo el tiempo anterior.
Inmediatamente después del nacimiento, y aún antes, se aprende a reconocer los sonidos que nos circundan, los emitidos, los matices, y las inflexiones emocionales constantemente cambiantes de la vos adulta.
Los sonidos influyen sin detenerse sobre el sentido auditivo. Es más compleja la comunicación verbal que la escrita, el diálogo tonal no se puede escribir, esto también da pautas de la importancia del sonido con el que el niño juega. (Todos los audibles del entorno, producidos por la voz, con instrumentos musicales o de juegos, pasos, resonancias, gritos, etc.) .
Según Peter Ostwald (profesor de siquiatría de la Esc. de Medicina. Universidad de California) afirma que “El hablar consiste en emitir sonidos que se articulan con gran rapidez en grupo de cinco fonemas aproximadamente por segundo”. Para representar esta información de una manera no acústica, sino con símbolos visuales (escrita), se necesita un alfabeto. “Pero aún no se ha concebido alguna forma escrita que traduzca de manera exacta y segura todos los sonidos hablados, agrega P. Ostwald.
De ahí, que a los escolares se les haga aprender un sistema de letras deficientes y arbitrario”. “Los perjuicios que ocasiona en el niño esta enseñanza puede advertirse a menudo en psiquiatría”. “En primer lugar están los niños disléxicos cuyo cerebro se rebela simplemente contra las nociones básicas del lenguaje escrito y que pese a hablar perfectamente, escriben al revés o de una manera típicamente desorganizada y tienen dificultades para leer” (Percepción mental del ritmo y los sonidos).
El habla, a su vez, entra en le dominio de la música, gracias a la canción que es el sonido articulado como comunicación. La perfección de la percepción sonora, les permitirá a los niños diferenciar y entender cada vez con más facilidad las señales de los ruidos, la belleza del ritmo de la música y el sentido del habla conjugando sonidos.
El no vidente se aferra a al sentido auditivo para suplir su deficiencia visual, el del entorno inmediato, el exterior lejano y el producido por él en forma voluntaria o incontrolada.

Siguiente VISION Y PERCEPCIÓN DURANTE EL JUEGO

Anterior EL JUEGO COMO NECESIDAD DE EXPRESIÓN INCONCIENTE Y MADURACIÓN VIVENCIAL

 

1. Introducción
1.2. ¿Qué es el juego para el infante?
La influencia de los perfiles, las líneas los volúmenes y los colores de los objetos con los que los niños juegan.
2. La influencia de las formas en los juegos infantiles
3. La influencia de los símbolos y sus estímulos
4. ¿Qué es el juego para el niño?
5. El juego como necesidad de expresión inconciente
6. El juego como necesidad de expresión inconciente y maduración vivencial
7. El juego como necesidad de expresión inconciente - Los sentidos
8. Armonía y sincronía interaccional durante el juego del niño - Los sentidos
9. El juego como necesidad de expresión inconciente y maduración vivencial
10. Jugando con el ritmo y los sonidos
11. Visión y percepción durante el juego
12. El juego en los niños no videntes
13. El juego en los niños no videntes - Ritmos y sonidos
14. El juego en los niños no videntes - Conformaciones y estructuras musicales
15. Entorno y convivencia con los sonidos - Percepción tonal
16. Desarrollo táctil durante el juego
17. Necesidades del amplíope durante el juego
18. El juego en los niños zurdos
19. El sentido olfativo y la intususcepción
20. Jugar con el agua
21. El desarrollo de la memoria durante el proceso del juego
22. Propuestas de estructuras
23. Advertencias de cuidados
24. Antecedentes biográficos
25. Luz Solar – Influencia de los colores
26. Colores, Sabores y Olores
En los alimentos de los no videntes
27. Diseños y Colores de Estructuras para Jugar
28. ¿Qué es el color?
¿Qué es lo que vemos como color?
29. Influencia de los colores
30. Colores, Luces, Arte y Ciencia en los no videntes
31. ¿Qué son los colores?
¿Qué vemos como color?
No existen colores secundarios de otros
Escala cromática
33. Escala cromática
34. Los sentidos y la percepción de los colores durante el acto del juego
35. Entorno favorable para el aprendizaje
36. Juegos y reeducación.
Madurando vivencias
37. Los Sentidos
Autor
Antonio Auriti Primavera
Número de visitas: