¿Sabemos con qué juegan nuestros niños?

Juego y reeducación

Los Sentidos
Home
articulos

• Escala cromática y vibraciones magnéticas de los colores
• Entorno favorable para el aprendizaje

14. EL JUEGO EN LOS NIÑOS NO VIDENTES
CONFORMACIONES Y ESTRUCTURAS MUSICALES
Índice

Como compensación a tantas desventajas vivenciales, trataremos de hacerlos felices haciéndoles sentir nuestra protección y atención a sus necesidades.
Recordemos que en el futuro todos sus actos responderán a la calidad y a la evolución de su formación.
Es imprescindible para los niños sin el sentido de la visión, juegos corporales con identificación clara de esquemas de espacios e integración de todo lo que implique participación en su desarrollo, esta regla formativa esencial para él, no se tiene en cuenta en muchos lugares, que deben cuidar su evolución.
Paseos a pie en senderos con sonidos identificatorios, juegos que involucren convivencia y participación de aprendizaje de ambos sexos, no separar niñas de niños, caminos y paseos con pisos y escalones tonales modificables con la presión de las pisadas e indicadores de distancias y desniveles, ondulantes y curvos, pisos planos con desarrollo de marchas laterales con un pie y con otro en distintos niveles, es un ejercicio de orientación y suple (en parte) el entretenimiento de “la rayuela”.
Paredes rectas y planas, curvas, con relieves, y depresiones, con textura y sonidos motivados por el tacto, hamacas musicales (vaivén y sonidos indicadores de alturas) con grampas de seguridad, con estructuras curvas para tocar sin ángulos agresivos, con barreras protectoras de accidentes, calesitas con barandas protectoras de caídas y sonidos identificatorios del espacio, con rampas de acceso de uso con sillas de ruedas para poder subir, fuentes musicales y con acceso de agua, que jugando modifican los sonidos musicales provocados por sonajas y campanillas xilofones.
Siempre en estos tipos de estructuras para jugar y para estos usuarios tan especiales, los sonidos deben ser orientadores del espacio, deben cumplir la función física de modificadores táctiles o manuales o corpóraneos de alguna manera que puedan manejar los sonidos a voluntad y contemplación auditiva en el que el niño pueda participar.
Facilitarles la convivencia con estructuras y elementos que los estimulen, que les permitan clasificar, identificar, controlar y madurar sus impresiones sensoriales.
Esferas y cascabeles móviles con sonidos para operaciones numéricas insertadas en la pared, pelotas de juegos manuales y de football con sonidos, xilofones colgantes, aros y sonajeros para elaborar juegos musicales.
Sube y baja con cascabeles identificatorios de alturas y movimientos, conformaciones escultóricas para integrarse a ellas interior y exteriormente, ejercitadores físicos de brazos y piernas con los sonidos que se pueden provocar, esculturas (estructuras corpóreas con diagramación estética) para tocar e integrarse a ellas, ejercitación del tacto y reconocimiento del espacio.
Estructuras, con colores y modificadores de tono, detectores de minusvalía ocular etc, etc. Todos adaptados e integradores para uso y desarrollo de los sentidos y prácticas identificatorias de varias discapacidades psico-físicas, en los que en lugares públicos puedan compartir con otros niños.
Todos estos son juegos gestálticos aprobados y auspiciados por la Dirección Nacional de Educación Especial, como de interés Nacional y Público, Secretaria de Educación de la Nación. Resolución Nº 92 S.E Expte. Nº 8932/87, por la UNESCO y la Academia Americana de Pediatría.
Estas son Propuestas de elementos específicos para jugar detección y tratamiento de carencias o deficiencias, usarlos como instrumental de análisis. Los especialistas y docentes que controlan al niño pueden localizar el problema donde exista y percibir la intensidad de estas lesiones donde las haya. En niños con disvalideces o no se debe establecer el estadio madurativo por eficiencia mental, según lo requerido en la evaluación y no por edad. Supera estadios la calidad mental y no la edad.
El feto humano asimila y madura dentro del vientre materno, desde muy corta gestación, luego su nacimiento, sigue el proceso que comienzo el primer día, su madurez física y cognitiva marca sus pautas del desarrollo de sus sentidos.
En las estructuras escultóricas con volúmenes, cavidades y ensambles específicas para jugar, hay sonidos inmersos por que son naturalmente reproductores de resonancias naturales y otras provocadas por el contacto directo o rozando las partes internas y externas de las paredes. De la misma manera, que una pared común de una habitación trasmite sonidos. Es tanto lo que el sentido auditivo percibe, que no se presta atención nada más que a los sonidos que son muy audibles. “Escuchar” es prestar atención cuando tenemos interés en entender los sonidos emitidos en nuestro entorno. “Oír”, es nada más que percibir, entender. En el paisaje sonoro natural de nuestro entorno hay que reducir el volumen de la percepción auditiva, afinando este sentido, para poder oír sonidos ligeros o portadores de mensajes. Mientras juega, el niño en general establece un diseño acústico a veces imperturbable, desconectándose del entorno, y otras veces lo ensambla, o conecta luego con el ambiente que lo rodea.
A estos ambientes o momentos no alterados por los “ruidos” que se superponen entre sí, se los puede llamar de alta fidelidad para la percepción del niño, convive con él plenamente en el proceso madurativo de su juego durante su acto de intususcepción. Todos los sentidos aportan mensajes durante el transcurso del juego, pero prima la estimulación específica que se le esté dando, los sentidos arman esquemas, enseñan, modelan conceptos y los fijan. Cada una de estas percepciones trabajan con una finalidad inalterable a pesar de actuar como complemento de los demás. La acústica propaga en forma sutil o fuerte, es distribuidora del sonido, que cada uno de los oyentes lo absorbe y con su imaginación lo adapta. El eco introduce en el oído la conciencia del tiempo y durante los juegos se activan las vivencias. Los sonidos persisten solo en la memoria, evocados casi siempre mediante asociaciones, influyendo sobre la imaginación, nacen así los conceptos, los sonidos y las percepciones de sus tonos durante el acto del juego, estabilizan los conceptos, se establecen diálogos mentales (a veces durante segundos), permiten excretar glándulas, entrar en ensoñación, rememorar. La combinación armoniosa de los sonidos espontáneos, también es música jugar dentro de una escultura con representaciones simbólicas que permita madurar, puede otorgar significados muy precisos en su vivencia, muchos de connotaciones fuertemente emotivas, alguna de estas originadas en su primera formación uterina y de la comunicación post-parto, cuando entre la madre y el niño se establece un sistema, una unión de dependencia provocada por la reciprocidad rítmica, con los vaivenes dentro del liquido amniótico, los ritmos de ambos corazones solos y justos, los sonidos del fluyo sanguíneo, los exteriores, las caricias de la panza materna (concientes o inconcientes) las palmadas, las canciones y voces de arrullo, son factores de madurez que luego buscará rememorar o madurar durante el juego (planteos hedónicos). Todo esto lo hemos vivido, no lo recordamos, pero no lo olvidaremos jamás. Cada ser humano conserva en sus recuerdos sentimientos de éxtasis relacionados con estados de arrobamiento de la infancia. Que luego se querrá rememorar en forma inconciente durante toda la vida, el vaivén, la música, el ritmo estético de alguna manera, tarareando, escuchando o provocando sonidos, etc., a los niños hay que estimularlos. El sonido suscita acciones en cada una de nuestras distintas percepciones. Se puede a través de estos juegos sonoros detectar insuficiencias auditivas básicas.
Opina “Condillac” (tratado de las sensaciones, Eudeba, Editorial Universal de Buenos Aires) “Se ha observado que en la resonancia de los cuerpos sonoros el sonido determinante está acompañado de otros dos, que tienen con aquel una relación determinada y están sujetos a cálculos” “Un oído bien educado es capaz de captar sus relaciones y podemos definir la resonancia de un eco y un tono como un sonido apreciable”. “La melodía es uno de los principales placeres del oído”. “El niño no se limitará a tener como objetivo un sonido sino que aprenderá a desear una canción completa”.
También opina que “Los sonidos presentan mucha analogía entre sí que cabe presumir que si no se cuenta con la ayuda del razonamiento de la mente no se podrían diferenciar, variaciones tonales, modulación, inflexión” Puesto que los sonidos son a los oídos como los olores a la nariz, su encadenamiento en la memoria es el mismo que el de los olores por su fuerte impresión sensitiva, la memoria conserva este enlace de sensaciones en la combinación de tonos o inflexiones en la modulación de la voz, tema clave con los sonidos durante el juego para los niños ciegos.


Calesita

Ejercitación de extremidades y auditivo juegos tonales - ideal para niños con problemas de visión.

Calesita individual y grupal para no videntes con sonidos que guían la ubicación y el espacio, con rampa de subida y barandas protectoras, también para acceso con silla de ruedas.

Siguiente ENTORNO Y CONVIVENCIA CON LOS SONIDOS

Anterior EL JUEGO EN LOS NIÑOS NO VIDENTES RITMOS Y SONIDOS

 

1. Introducción
1.2. ¿Qué es el juego para el infante?
La influencia de los perfiles, las líneas los volúmenes y los colores de los objetos con los que los niños juegan.
2. La influencia de las formas en los juegos infantiles
3. La influencia de los símbolos y sus estímulos
4. ¿Qué es el juego para el niño?
5. El juego como necesidad de expresión inconciente
6. El juego como necesidad de expresión inconciente y maduración vivencial
7. El juego como necesidad de expresión inconciente - Los sentidos
8. Armonía y sincronía interaccional durante el juego del niño - Los sentidos
9. El juego como necesidad de expresión inconciente y maduración vivencial
10. Jugando con el ritmo y los sonidos
11. Visión y percepción durante el juego
12. El juego en los niños no videntes
13. El juego en los niños no videntes - Ritmos y sonidos
14. El juego en los niños no videntes - Conformaciones y estructuras musicales
15. Entorno y convivencia con los sonidos - Percepción tonal
16. Desarrollo táctil durante el juego
17. Necesidades del amplíope durante el juego
18. El juego en los niños zurdos
19. El sentido olfativo y la intususcepción
20. Jugar con el agua
21. El desarrollo de la memoria durante el proceso del juego
22. Propuestas de estructuras
23. Advertencias de cuidados
24. Antecedentes biográficos
25. Luz Solar – Influencia de los colores
26. Colores, Sabores y Olores
En los alimentos de los no videntes
27. Diseños y Colores de Estructuras para Jugar
28. ¿Qué es el color?
¿Qué es lo que vemos como color?
29. Influencia de los colores
30. Colores, Luces, Arte y Ciencia en los no videntes
31. ¿Qué son los colores?
¿Qué vemos como color?
No existen colores secundarios de otros
Escala cromática
33. Escala cromática
34. Los sentidos y la percepción de los colores durante el acto del juego
35. Entorno favorable para el aprendizaje
36. Juegos y reeducación.
Madurando vivencias
37. Los Sentidos
Autor
Antonio Auriti Primavera
Número de visitas: