¿Sabemos con qué juegan nuestros niños?

Juego y reeducación

Los Sentidos
Home
articulos

• Escala cromática y vibraciones magnéticas de los colores
• Entorno favorable para el aprendizaje

19. EL SENTIDO OLFATIVO Y LA INTUSUSCEPCIÓN Índice

También los olores, están indeleblemente asociados al proceso de los recuerdos. Solemos subestimar el sentido del olfato, apreciamos en primer lugar mucho más la visión y el tacto. El olfato s posiblemente nuestro sentido más primitivo desde el momento del nacimiento el primero que usamos al nacer, casi en el mismo momento los bebés pueden reconocer los pezones de la madre por el olor. Está presente en nosotros, en una forma tan integrada a nuestro cuerpo, que no reparamos casi en él, como los otros sentidos, interactúan y manejan nuestros sentimientos, el olor lo podemos percibir sin “sentirlo” concientemente con el recuerdo y ayuda de los otros sentidos lo rememoramos. Podemos detectar miles de olores distintos, tantos que a la memoria le daría trabajo identificar, de los que conocemos, todo lo que representan. Muchísimos están pegados a símbolos que van identificando el crecimiento, especialmente en los niños, y que el acto de intususcepción durante el juego ayuda a reafirmar símbolos maternales, con olores a hogar, a comidas, a ropa de cada uno, a cama, al pecho, al jardín, a la escuela, el aula, los compañeros, etc, etc. Las formas y los colores que nos rodean o con los que hemos convivido, están cargados de recuerdos asociados a olores, nunca está alejado de nosotros, aún cuando se conviva con otros símbolos, y es tan absolutamente personal, que es imposible describir como huele algo a alguien que no lo ha olido, ¿Y qué siente y con qué intensidad y con qué grado de acidez o suavidad o dulzura?
El niño juega con las formas y los colores asociados también al olfato el niño puede usar sus sentidos cuando las condiciones de su entorno lo incentivan o estimulan, la visión si hay luz, puede sentir con el tacto de su piel calor y forma, oye el sonido que sobrepasa cierto umbral de volumen, puede saborear, si tiene algo en la boca, pero es imposible dejar de oler si no se tiene la nariz tapada.
Cada día, respiramos unas veintitrés mil veces y movemos de doce a quince metros cúbicos de aire.
El objeto o estructura para jugar, el recinto, el lugar no debe ser asfixiante, mentalmente provoca pánico al niño y visualmente debe satisfacer esta necesidad. Cada acto de respiración hace pasar el aire por nuestros órganos olfatorios, las moléculas de olor fluyen por nuestros sistemas, en la infancia los olores específicos y peculiares se ligan fácilmente a recuerdos y experiencias y se convierten en símbolos.
El olor es personal e indescriptible y revive en el ser humano interactuando con vivencias que los identifica. El niño jugando convive y experimenta con sus “vivencias”, es esencial en su vida.
Cuando el bulbo olfatorio detecta un “mensaje”, lo señala a la corteza cerebral y envía inmediatamente otro al sistema límbico, es una sección misteriosa, primitiva y emocional de nuestro cerebro. Diane Ackerman, en su libro “Historia Natural de los Sentidos (Emecé) individualiza con mucha claridad la importancia que tiene el olfato entre nuestros sentidos, dice “una cosa sorprendente del olfato es la amplitud del espectro de respuestas que se encuentra a lo largo de la curva que llamamos “normal”.
Los olores desencadenan impulsos, recuerdos, emociones, esa emotividad está presente en todo el momento existencial del niño y especialmente durante el desarrollo de sus juegos, exactamente igual que cualquier otro sentidos pero los recuerdos aromáticos trasportan a veces a lugares o situaciones, que de otro modo sería imposible acceder. Diane Ackerman, recalca que el olfato, el primero de nuestros sentidos, fue tan importante en su función, que con el tiempo, el pequeño montículo de tejido olfatorio ubicado encima del tendón nervioso se desarrolló hasta convertirse en el cerebro y dice “Nuestros hemisferios cerebrales fueron originalmente pétalos del tallo olfatorio, pensamos porque olemos”.
Anosmia, son las disfunciones del gusto y del olfato. Se alteran las reminiscencias (recuerdos) conocimientos, no se perciben los peligros advertidos por el olfato, los símbolos, la sinestesia de los sentidos actúan con dificultad ante tal carencia.
En los niños, la falta de incentivación de estos sentidos, anula el desarrollo normal psico-físico, la disfunción de ellos pueden acarrear gravísimas consecuencias, no detectar humo, escape de gas o elementos nocivos, ácidos, comida en mal estado, etc.
Debería hacerse en las escuelas a temprana edad, jugando o no, test de disfunción olfativa. ¿No es importante detectar anomalías de los sentidos e incentivarlos?
Los seres humanos y los animales, tenesmos respuestas bien definidas a los estímulos dados por este sentidos.

Siguiente JUGAR CON EL AGUA

Anterior EL JUEGO EN LOS NIÑOS ZURDOS

 

1. Introducción
1.2. ¿Qué es el juego para el infante?
La influencia de los perfiles, las líneas los volúmenes y los colores de los objetos con los que los niños juegan.
2. La influencia de las formas en los juegos infantiles
3. La influencia de los símbolos y sus estímulos
4. ¿Qué es el juego para el niño?
5. El juego como necesidad de expresión inconciente
6. El juego como necesidad de expresión inconciente y maduración vivencial
7. El juego como necesidad de expresión inconciente - Los sentidos
8. Armonía y sincronía interaccional durante el juego del niño - Los sentidos
9. El juego como necesidad de expresión inconciente y maduración vivencial
10. Jugando con el ritmo y los sonidos
11. Visión y percepción durante el juego
12. El juego en los niños no videntes
13. El juego en los niños no videntes - Ritmos y sonidos
14. El juego en los niños no videntes - Conformaciones y estructuras musicales
15. Entorno y convivencia con los sonidos - Percepción tonal
16. Desarrollo táctil durante el juego
17. Necesidades del amplíope durante el juego
18. El juego en los niños zurdos
19. El sentido olfativo y la intususcepción
20. Jugar con el agua
21. El desarrollo de la memoria durante el proceso del juego
22. Propuestas de estructuras
23. Advertencias de cuidados
24. Antecedentes biográficos
25. Luz Solar – Influencia de los colores
26. Colores, Sabores y Olores
En los alimentos de los no videntes
27. Diseños y Colores de Estructuras para Jugar
28. ¿Qué es el color?
¿Qué es lo que vemos como color?
29. Influencia de los colores
30. Colores, Luces, Arte y Ciencia en los no videntes
31. ¿Qué son los colores?
¿Qué vemos como color?
No existen colores secundarios de otros
Escala cromática
33. Escala cromática
34. Los sentidos y la percepción de los colores durante el acto del juego
35. Entorno favorable para el aprendizaje
36. Juegos y reeducación.
Madurando vivencias
37. Los Sentidos
Autor
Antonio Auriti Primavera
Número de visitas: