¿Sabemos con qué juegan nuestros niños?

Juego y reeducación

Los Sentidos
Home
articulos

• Escala cromática y vibraciones magnéticas de los colores
• Entorno favorable para el aprendizaje

20. JUGAR CON EL AGUA Índice

El agua en sus variadas manifestaciones incide totalmente en nuestros estímulos por las experiencias perinatales, en forma conciente o no, está ligada a nuestras vivencias y en cada ser humano afectará en formas y circunstancias distintas, está en nuestra memoria, es parte del acto de la formación fetal y del nacimiento (nadie lo recuerda, pero nadie lo olvida) y se rememora en cuanto hay oportunidad de hacerlo.
En el proceso de las vivencias prenatales existen varias etapas claramente diferenciadas, éstas son procesos cargados de estímulos imborrables, algunos se aferran a ellos más que otros en estas fases en el que el agua (líquido amniótico) marca pautas claras en nuestras mentes, por las experiencias vividas, entre otras, elimina la presión muscular del vientre materno sobre el feto, alimenta, mantiene la libertad de movimiento al permitirle flotar controla la presión sanguínea emitiendo estímulos de protección durante todo el período de gestación desde el comienzo del proceso perinatal hasta el nacimiento, mantiene la temperatura cálida de protección dentro del viento, con el líquido convergen y se estabilizan tensiones, rodeando de él, lo protege durante todo el desarrollo corporal y ¡Se inician todos los aprendizajes sensoriales!
El niño o el adulto, luego “jugando” en contacto con el agua, en estado contemplativo, o en contacto directo con intervención de cualquiera de los sentidos libera la imaginación y la retrotrae al recuerdo de la comodidad y protección de los primeros estímulos de gestación.
Se supone que el tacto, (la percepción cutánea, el sentido vibratorio) fue el primero de los sentidos que se desarrolló dentro del líquido amniótico. El agua, en su primerísimo instancia es símbolo de protección maternal, se conjuga con la alusión o representación del interior del tubo.
El proceso del juego, es gestáltico, cuando los símbolos se perciben en forma conciente o inconciente. Sabemos que el contacto con el agua, es para el niño recuerdo de abrigo y protección que se rememora en forma involuntaria al contemplar el mar o convivir con el agua de cualquier otra manera. Las relaciones de estas experiencias psico-físicas en la mente, establecen emociones, sentimientos, ideas, reacciones, instintos, tendencias, etc. que toman incremento como símbolo materno. Los sentidos jamás dejan de actuar sobre la memoria y si el análisis mental no es bien claro, puede crear confusiones (ilusiones ópticas o sensoriales de cualquier índole) Recordemos la experiencia de Diane Ackerman, de la mano y el guante de nylon, que el chorro de agua de la canilla sobre la mano con guante se siente como si realmente se estuviera mojando y en la memoria de los sentidos, por muchísimos años continuará siendo un misterio el develar como los “sentidos” funcionan con exactitud sobre la mente humana.
La Gestática indica que los actos síquicos son estructuras mentales organizadas que a través de sus “percepciones” influyen y modifican conceptos y comportamientos.
Paulov, señala que los “reflejos inconcientes arman y condicionan esquemas de comportamientos”.
Sabemos que el cerebro es el único órgano que madura y modifica con la experiencia vivencial desde su gestación.
El mal trato, el abandono, o los momentos plácidos y felices durante el proceso formativo psicofísico no se olvidan jamás.
El contacto con el agua, como elemento protector, al ser cada experiencia única y cubrir necesidades y alternativas diversas, en cada uno de nosotros incidirá en forma muy personal, la visión del agua en el mar, o en el arroyo, los sonidos y los movimientos del agua nos retrotraen y permiten vivir momentos de calma, nos seda, flotar en el agua es una experiencia única, personal e incomparable con otras, el sentido “vibratorio” envolviendo el cuerpo, nos retrotrae a vivencias prenatales, nadie lo olvidará jamás porque lo ha vivido.
Contemplar el movimiento acompasado de distintos oleajes, el movimiento de las nubes, los diversos sonidos inspiran a variadísimos estados reminiscentes.
Especialmente el niño se “aferra” a estas visiones, la sensación de trasparencias, las distancias y la lejanía, el movimiento del oleaje, el misterio de la profundidad, las curvaturas del vaivén, la dulzura de la curva con movimientos acompasados.
Todo este conjunto de sensaciones en conjunción, la placidez visual, la ensoñación, el ensimismamiento que produce el sonido acompasado y rítmico de las olas, en las cascadas, en las fuentes, en las lluvias, el placer del sonido rítmico ayuda a resurgir recuerdos y a la ensoñación, de noche en la oscuridad, las sensaciones no son iguales.
¿Se pueden manejar y entender las percepciones que experimentan los niños mientras observan o juegan con el agua? No se pueden manejar ni entender los pensamientos, pero sí se pueden dar elementos que en los momentos de esparcimiento vivencial lo ayuden, lo inspiren a reeditar, o revivir. Sabemos y es indiscutible que los símbolos inducen.
Por otro lado debemos entender que los niños solos, de por sí no están capacitados y no pueden armar un esquema general de juegos, o para decidir la conformación de un parque, o crear pautas de desarrollo placentero en la escuela o la plaza pública, eso lo debe hacer el adulto especialista que diagrama el lugar de esparcimiento. A nivel personal el niño seleccionará el solo, lo que más le satisfaga, según el momento, y de lo que tenga a su alcance para elegir.
La visión del agua en sus distintos momentos, modifican los valores alegórico e inspiran a distintos recuerdos y siempre es agradable su contacto a través de cualquiera de los sentidos, visión, sonido, tacto con sus movimientos, colores, ¿Olores?
La visión o contacto con una laguna de agua oscura, sin movimiento o estancada no rememora instancias agradables como lo puede hacer, la visión del agua límpida y en movimiento, evidentemente sobre esto no hay dudas, los símbolos cambian y las alternativas para las reminiscencias también. Los símbolos maternos y de protección, agua, tubos, circulos, curvas, olores, luces y penumbras, sonidos, trabajan en la mente en clara conjunción y son los que producen las sensaciones de bienestar que el niño siempre busca.
Este análisis no tiene puntos de finalización por las complejas opciones y alternativas que ofrece la mente humana. No es fácil ni acertado decir sin entenderlos, esto le gustó y esto no, y aún entendiéndolos no se podría aseverar con acierto. La mente humana es impenetrable.
Cuando el niño se abstrae en contacto con una fuente de agua, también entra en ensoñación, en intususcepción, cque vive cuando durante un juego se abstrae, ahí revive, madura, procesa, desarrolla mecanismos recordatorios y de defensa, puede durar minutos o segundos.
El juego con el agua es liberación de tensiones, el ensueño le permite revivir escenas y conceptos. Estos estados mentales ayudan “lentamente” a la asunción de la finitud de los planteos evolutivos. Nos retraemos con “agrado” a las reminiscencias porque la “evolución vivencial” implica siempre responsabilidad ante los plateos en su elaboración y su trasformación. Las reminiscencias actúan como descanso y punto de apoyo, si no se recordara, no se podría aprender, si los símbolos no influyeran no se podría recordar más de la mitad de la vida.
En los niños, la impotencia operativa ante nuevos planteos y su evolución los retrae y aterroriza, eso puede crear crisis evolutivas. El niño constantemente durante su desarrollo psico-físico está sometido a situaciones de prueba que le provocan ansiedad, y como puede con o sin ayuda “aferrándose” a las experiencias, desarrolla mecanismos de defensa. En él, todo y constantemente es un proceso de aprendizaje, tanto psíquico como físico durante el recuerdo de sus vivencias protegido por símbolos paternales y familiares todo le resultará más accesible, encontrará seguridad y placer. Busca experiencias fáciles y accesibles de superar, las evocaciones de sus recuerdos que él reviva durante “el juego”, lo ayudarán.

Siguiente EL DESARROLLO DE LA MEMORIA DURANTE EL PROCESO DEL JUEGO

Anterior EL SENTIDO OLFATIVO Y LA INTUSUSCEPCIÓN

 

1. Introducción
1.2. ¿Qué es el juego para el infante?
La influencia de los perfiles, las líneas los volúmenes y los colores de los objetos con los que los niños juegan.
2. La influencia de las formas en los juegos infantiles
3. La influencia de los símbolos y sus estímulos
4. ¿Qué es el juego para el niño?
5. El juego como necesidad de expresión inconciente
6. El juego como necesidad de expresión inconciente y maduración vivencial
7. El juego como necesidad de expresión inconciente - Los sentidos
8. Armonía y sincronía interaccional durante el juego del niño - Los sentidos
9. El juego como necesidad de expresión inconciente y maduración vivencial
10. Jugando con el ritmo y los sonidos
11. Visión y percepción durante el juego
12. El juego en los niños no videntes
13. El juego en los niños no videntes - Ritmos y sonidos
14. El juego en los niños no videntes - Conformaciones y estructuras musicales
15. Entorno y convivencia con los sonidos - Percepción tonal
16. Desarrollo táctil durante el juego
17. Necesidades del amplíope durante el juego
18. El juego en los niños zurdos
19. El sentido olfativo y la intususcepción
20. Jugar con el agua
21. El desarrollo de la memoria durante el proceso del juego
22. Propuestas de estructuras
23. Advertencias de cuidados
24. Antecedentes biográficos
25. Luz Solar – Influencia de los colores
26. Colores, Sabores y Olores
En los alimentos de los no videntes
27. Diseños y Colores de Estructuras para Jugar
28. ¿Qué es el color?
¿Qué es lo que vemos como color?
29. Influencia de los colores
30. Colores, Luces, Arte y Ciencia en los no videntes
31. ¿Qué son los colores?
¿Qué vemos como color?
No existen colores secundarios de otros
Escala cromática
33. Escala cromática
34. Los sentidos y la percepción de los colores durante el acto del juego
35. Entorno favorable para el aprendizaje
36. Juegos y reeducación.
Madurando vivencias
37. Los Sentidos
Autor
Antonio Auriti Primavera
Número de visitas: